Nuestra historia de Lactancia

Cómo muchas madres primerizas desde el momento del embarazo empecé a enfrentar muchas dudas de diferentes temas, algo había escuchado de la lactancia, que los primeros 6 meses solo leche materna, tenía el recuerdo de haber visto a mi madre amamantar mis hermanos menores hasta al menos los primeros años, pero más allá de eso no era mucha más la información que tenía.

 

Al nacer mi bebé desde el primer momento empecé a escuchar cosas sobre la lactancia desde mi familia hasta las enfermeras, no se cuanto tiempo había pasado pero a lo que sentí las piernas me llevaron la nena para que le diera de comer, fue un momento totalmente maravilloso una conexión mágica que desde ese mismo momento supe que quería disfrutar totalmente.

 

Después de varios intentos de mi nena por colgarse y varias ayudas de la enfermera para que ella cogiera correctamente empecé a sentir que succionaba y ahí empezaron mis preocupaciones, vi que ella lo hacía de una manera agitada, desesperada y ya que durante todo el embarazo jamás había tenido ni una sola gota de calostro lo primero que imaginé fue que no iba a tener leche.

Apenas pasó la enfermera le dije que la niña no se llenaba ella me reviso el pecho lo exprimio, salió una gota y ella dijo que eso era suficiente, mi cara de sorpresa fue total como una gota iba a ser suficiente? Para ese momento no tenía idea de lo mágico que era el calostro todas las defensas que brindan y lo pequeño que es el estómago de un recién nacido, que ellos buscan principalmente el pecho por el contacto, el calor más no como una fuente de una gran cantidad de alimento, tampoco tenía idea que durante las primeras horas no iba a tener leche solo el calostro, pero que no había porqué preocuparse y que justamente eso era lo que necesitaba mi recién nacida, pero todo esto era algo que jamás nadie me había explicado.

 

Durante las primeros meses la lactancia fue un éxito total, pero a la vista tenía mi regreso al trabajo, motivo que me preocupaba porque a esa altura ya tenía claro que quería prolongar la lactancia el mayor tiempo posible y que mi principal meta iba ser llegar a los 6 meses de lactancia exclusiva, pero no tenia idea de cómo lo iba a lograr.

 

Fue ahí cuando me empecé a informar de como armar mi banco de leche y llegue a las asesoras de lactancia las cuales me explicaron, me dieron consejos y todo su apoyo para poder lograrlo y fui guardando las reservas para cuando llegara el momento. Cuando llegó el día de volver al trabajo me partió el corazón dejar a mi chiquita, faltando una semana para que cumpliera 3 meses, tenía la tranquilidad de que estaba en buenas manos y que al menos le había podido dejar mi leche, pero sabía que tenía que continuar extrayendo para mantener lo que necesitaba.

Hubieron días difíciles en lo que veía que no lograba sacar suficiente, cuando pensaba que tendría que darme por vencida volvía a recurrir a una asesora de lactancia, la cual nuevamente levanto mis ánimos y me hizo dar cuenta que todo valía la pena.


Gracias a ese apoyo hoy en día llevamos más de 27 meses de feliz lactancia, y aunque ya no salgo a trabajar de tiempo completo ya que al finalizar mi contrato decidí no continuar y dedicarme a ella aprovechando que mi profesión como tecnología en desarrollo de software y páginas web me permite poder trabajar la mayor parte del tiempo desde casa y tener  que ausentarme solo en pocas ocasiones, pero se que sin el apoyo de las asesoras de lactancia que me ayudaron en ese momento mi lactancia posiblemente hubiera fracasado y esto es lo mismo que me anima a querer formarme como una de ellas, para poder dar de lo que recibí y poder ayudar a muchas mamis más en este camino por la Lactancia para que siempre sea algo cómodo y placentero, sin caer en tantos mitos y prejuicios que nos trae la sociedad.

No se admiten más comentarios